«Jaque -anunció el padre atento a la reacción de su hija frente a sí – ¿Entonces no puedo comerte la reina con mi rey? -preguntó ella – No, está muy lejos. Recuerda que el rey sólo puede mover una casilla cada vez». Así comienza el relato que dio a conocer el nombre de Lara Carrasco por toda España. Su novela obtuvo el primer premio de un concurso de relatos cortos sobre la igualdad de género, una grata recompensa por hacer lo que más le gusta: escribir.

«Ya desde muy pequeña me gustaba inventarme historias, aunque lo hacía a modo de cómics caseros. Con el tiempo me aficioné a la lectura y descubrí que las palabras podrían transmitir mejor que un dibujo lo que quería expresar» así define Lara sus incios en el mundo de la escritura. A sus 27 años, esta vecina de Sevilla Este es una enamorada de la palabra, de las historias de ficción, de amor, de comedia, de drama… etc. y es que esta joven promesa no se pone barreras, «me da soltura escribir sobre varios temas y no centrarme únicamente en mi género».

Con ídolos literarios como J. R. R. Tolkien, George R. R. Martin, R. A. Salvatore o Christie Golden, Lara persigue un sueño que no es otro que el de «tener mi oportunidad en el mundo editorial y conseguir publicar alguna de mis novelas» y no va desencaminada. Hace cuatro años decidió adentrarse en el mundo de la literatura y ya tiene un primer premio de relatos cortos con su novela «Aprendiendo el juego».

Su teclado como herramienta y su mente como guía ya han dado a luz diecinueve relatos. Uno de ellos premiado y otro que se publicará en breve tras haber sido seleccionado en un concurso de microrelatos románticos, «Responde». «Siempre es una alegría saber que tu relato ha sido elegido entre cientos de ellos, especialmente el microrrelato Aprendiendo el Juego, con el que gané el primer premio del concurso literario organizado por la editorial ACEN y la Fundación Isonomía de la Universidad Jaume I de Castellón».

Su mayor alegría y una de las grandes razones por las que escribe es que le digan que «les ha gustado o les ha emocionado» tras haber leído lo que su imaginación le ha dictado. Lara es una joven que tiene la lectura como pasión y la escritura como una parte de su ser.

Adentrarse en mundos que sólo ella conoce, que ella misma crea es lo que más le gusta porque le «permite contar todo tipo de historias sin los límites de la realidad». Historias que con sólo unos meses de vida hay editoriales que han apostado por ellas. Historias que quizá algún día hablen de Lara Carrasco porque ¿quién sabe? a lo mejor en unos años esta entrevista quede como una de las primeras que concedió una Premio Nobel de literatura. Hasta entonces, solo queremos seguir leyendo lo que la imaginación de Lara nos quiera regalar.