La Iglesia de San Juan de Dios en la calle Misericordia acoge desde hace unos meses a un grupo de fieles ortodoxos de Rumanía. Recientemente, el Hermano José Miguel Valdés, consejero Provincial, fue invitado a compartir la ceremonia al final de la cual, el Pope Juan Postoi, agradeció públicamente a todos los Hermanos de la Orden Hospitalaria la oportunidad de poder celebrar semanalmente el encuentro con sus fieles.

Se trata del único templo en Sevilla, donde existen unos 4.000 rumanos ortodoxos, que celebra este tipo de ceremonias para la comunidad de Rumanía. Aquí asisten cada domingo «entre 50 y 80 personas», comenta el sacerdote ortodoxo. El encuentro entre el Pope y los Hermanos fue casual.

Ortodoxos en San Juan de DiosJuan Postoi fue llamado en 2005 por la Metropolia de España (término ortodoxo para definir la demarcación geográfica, equivalente al Arzobispado) para «montar» una parroquia para los fieles de Andalucía. Durante unos años tuvo destinos provisionales en Motril (Granada) y en San Leandro (iglesia de Sevilla), hasta que su destino se cruzó con el de San Juan de Dios.

«Nosotros no utilizamos esta iglesia desde que la residencia de ancianos cambió de ubicación, así que, cuando nos solicitaron ayuda no tuvimos ninguna duda porque nos dieron la oportunidad de ser hospitalarios, que es nuestro valor fundamental. Nuestra carta de identidad recoge que ser hospitalario es Recibir al extraño y convertirle en invitado», relata por su parte el Hermano Valdés.

El principal promotor de esta colaboración ha sido el Hermano Julián Sánchez Bravo, Superior Provincial de San Juan de Dios que intercedió y encontró una solución para que los fieles ortodoxos pudieran celebrar sus ceremonias. A ella acuden puntualmente cada domingo y, en muchas ocasiones también lo sábados para bautizos y otros ritos.

Esta colaboración viene a reunir a dos ramas de un mismo tronco: el cristianismo. Los ortodoxos se separaron de la Iglesia católica en el año 1054 tras una serie de desavenencias. Se expandieron en la Europa oriental. Hoy forman parte de la comunidad cristiana junto con los católicos y el conjunto de iglesias protestantes. Entre todas suman 1.200 millones de fieles en el mundo.

Ortodoxos en San Juan de DiosEstos parientes conversan sobre el origen de su separación, pero sobre todo sobre los espacios de reencuentro. «A veces nos cuesta ceder protagonismos y dialogar –afirma el Hermano José Miguel- quien se refiere a las palabras de Juan XXIII: Abramos las ventanas de la Iglesia». En la misma línea se ha expresado el Papa Francisco –recuerda- quien ha dicho «que el cristiano que quiera anunciar el Evangelio debe dialogar con todos, teniendo en cuenta que nadie posee la verdad porque la verdad se recibe a través del encuentro con Jesús y que los cristianos tienen que ser constructores de puentes y no de muros, sin condenar a nadie».

El sacerdote Postoi asiente y sentencia: «A Cristo le preocupa lo que hacemos, no qué dogma profesamos».